Grito

b857a258101fb83a1c402dfdcfca8425

En el quicio de cualquier momento
suele aparecer
esta impotencia eterna
de huir de no sé que.
Aprieto los puños,
y golpeo, mentalmente,
las paredes del aire.
Grito mudo. No veo.
Otros se esfuerzan
en abrir mis ojos,
pero, un peso sin nombre
me mantiene estática.
Mientras,
sigo caminando el pasado,
y ciega hacia el futuro.
Duna

Mariposa

Mariposas

Un tumulto armado de mariposas
han hecho de mi estómago su casa.
Ciegas,
revolotean por mí
rozando con sus alas
hasta el lugar más húmedo
oscuro
y recóndito.
Acaso,
además de ciegas
están desorientadas
e ignoran que aún es invierno.
Una de ellas,
la más bella,
me muerde los labios
y el resto desborda los ojos.
Ay!
Duna

Sí pudiera decir

Sí pudiera decirte el nombre
de aquellos que me acompañan
en estos momentos invivibles,
e impronunciables
ya sabría algo.
Sí pudiera aplicar otra vara
de guía que no fuese la del rosal,
o la del ancestro con el retoño,
ya tendría apoyo;

Sí pudiera, al menos, respirar,
entonces,
entonces ya tendría vida
aunque nunca sin el sonido,
sin los colores,
sin los reflejos
de tu esencia

Duna

Al menos…

Sí al menos

Eres azul
como la noche

que arrancada
de su natural devenir
muere con la luz.
Eres garganta
con espasmos furtivos
hacia una bocanada
de sangre
para seguir siendo tú.
Eres la nada
acongojada por volar.
Si al menos fueras agua,
podría ahogarme en ti;
si al menos tierra
podría alimentarme
de tu melancolía;
si al menos sonido fueras
no sería tan vacío el eco del bronce.
Sí al menos fueras algo
yo podría morir
retando al amor
aunque no quedara porvenir.
Duna

Tu nombre derramado

amanecer-en-el-mar

Tu nombre yace derramado
entre las turbias horas de mi noche
sobre el gélido oscuro que acrecienta
el devanado capricho de un reproche;

un beso se desgrana de mi boca
interminable congoja del fruto que perece
sin encontrar la inmensidad de tus labios
anchos, recostados,
en los anaranjados atardeceres
del azulísimo mar;

mis ojos, cual nave a la deriva,
como augurios lentos y valientes
pintan tu mirada oscurecida;

y cuando regreses, ese día,
volverán las aguas a cantar a borbotones
sobre las lanchas, hoy secas,
que tan bien saben decir tu nombre….

Duna

Magia

e15-14

 

Suficiente
aquellas palabras sin decir
para dejar las ganas
de saber más
de querer más
y vivir;

suficiente
aquella mirada no dada
para quererme encontrar en tus ojos
para arañar tu destino
y perderme contigo
en la nada.

Suficiente saberte
para seguir

Usted primero…

Después de ti
un viento destemplado 
y ladridos humanos
detuvieron el atroz galope.

Todo quietud
frente a una ventana tapiada de duelo
el adentro crece 
queriendo, o sin querer;
y es entonces
cuando los recuerdos se duermen
entre las hojas de un poemario

y se acurrucan al calor
de un olvido 
que siempre está por nacer.
Duna

maskharah

 

1987-antifaces-para-bodas2-jpg

En algún momento
cae el romanticismo
de las máscaras
y la verdadera mueca
dista un abismo
de lo deseado.

Ninguna columna
sostiene la espalda,
y la mayor distancia
está
entre tu conformismo
y mi vuelo

Duna.

Kronoscopia

 

 

Kronoscopia: Astronomos - Chamol
Quererte y odiarte,
ambos a un tiempo,
es tan agotador,
como observar mil atardeceres
sin pestañear.

Solo se puede
cuando los ojos se han vuelto de cristal
y el corazón se ha inmunizado,
contra los naufragios
a base de hundirse,
una y otra vez,
en tu esencia;
y con un pie en el temor
otro en el amor,
y las manos buscando
ese rastro húmedo de ti
sigo, y sigo
a duras penas…

Duna

No estoy aquí.

tumblr_mqjg83AmVp1sahn74o1_400

Yo no estoy frente a este blanco,
tampoco mi mente;

un perro reclama
a tanto silencio;

unos dedos,
hijos de la necesidad
cuentan algo

medio ajeno a mí
que absorta reconozco

y en ese instante
descubro que quien escribe
es el frío que llena
tu sitio vacío.

Duna