Ángeles Pálidos (II)

Ángeles pálidos 3
No es rocío,
no es sudor,
tampoco son temblores propios.
En la estatua del jardín
vislumbramos nuestro sentir.
Sin querer, o tal vez sí,
contagiamos nuestra sangre
al mármol gélido,
al desprotegerlo de la pátina de lo inerte.

Absortos, le instauramos un alma
y creemos en su oído.
En nuestra noche,
nos olvidamos de su existencia,
y de su frío.
Es una lágrima blanquísima
su abrigo del olvido.
Duna.

Safe Creative #1404300756596

3 comentarios sobre “Ángeles Pálidos (II)

  1. Hola Duna: Este tu poema Ángeles Pálidos, es muy profundo, me encanta,
    Vislumbramos nuestro sentir. Sin querer o tal vez sí, en nuestra noche,
    llenando de magia la aurora con lágrimas blanquísimas…
    Almudena, tu eres mi maestra. Besos Isidoro.

Deja un comentario