Cal y Arena


Me muerde el espesor del océano;
bendita sal cuando la playa
acoge nuestros huesos yuxtapuestos
maldita cuando nos separa.

Me sublevo contra las fronteras

que contraponen el amor y la razón,
cuando los dictados del mudo corazón,
me invitan a que abra las compuertas.

Me repliego en la poesía de mi pluma,
en la niebla que mana de mis manos,
en gotas que rodando hieren de espuma,
en gotas que me van aniquilando.

Espada pertrechada en lluvia de cristal
donde fuera privilegio estar yaciendo,
muerte tras la muerte en pupila atemporal
si no vieras luego que desciendes muriendo
en el círculo vertiginoso de metal.
Mano sobre mano desgastando la sal,
mano sobre mano de silencio vistiendo.
Duna
*
*
Safe Creative #1109150070969
déjate llevar…

16 comentarios sobre “Cal y Arena

  1. El ir plasmando cada situación de la vida en un poema es cosa harto sencilla de ver en tus manos,que sólo saben hacer excelente poesía y por ende me imagino acariciar de la mejor manera. Un besote Duna!!

  2. No hay fronteras cuando la sal se mezcla, cuando las compuertas se abren, cuando vestimos metal y silencio pese a poder morir en el intento. Saludos y gracias por tu visita y comentario. Índigo.

Deja un comentario