Poema para ser escuchado.

¿Cómo será?



Llegas.
Te precede tu sombra hasta la alfombra
sin un milímetro de sonrisa, -sin prisa-
y tu mirada perdida está dolida.

Tus dedos en los bolsillos de chiquillo, 
dos pies izquierdos de batalla que estallan, 
piden a gritos un puñado de arena. 
Yo, como duna, te lo sirvo en bandeja
-serena-.

 

Mi piel anhela tu extraña entraña, 
mis labios te añoran, 
pero una de estas horas, mañana, ahora, 
sobre seis hilos de metal o coral 
con alas de agua y sal. 
Me nombras.

Vienes,
como arriba la madrugada, sin decir nada,
sin anunciar la hora de la liturgia, con teúrgia
que une en comunión los costados aún no tocados.

Silbas. 
Conozco tu aullido de lobo ,de aerostático globo. 

 

¿Cómo será escuchar tu gemido dolorido? 
Tu frente cabizbaja habla de tu desvelo que vaga extraños cielos 
y tus dedos hablan de la música de los cuerpos abiertos.
Yo, con la dulcísima esperanza de una palabra, 
me acuesto en el fután de tus pechos extranjeros 
y pongo en libertad el te amo que me arde, 
en la carcasa rasa de mi tarde.
Duna
*
*
Safe Creative #1105309341102
déjate llevar…

17 comentarios sobre “Poema para ser escuchado.

  1. Desde sus dedos hasta corazón tejes una aventura de amores y deseos que se complacen en el conocimiento de los sentimientos.
    Tus preguntas serán respondidas en la libertad de las palabras que desgranas en pos de las horas del amor.
    Mi beso y afecto.

Deja un comentario