Un poema

Te espero,
y llueve mientras espero,
y esperándote
desespero.

Del árbol de mi vida
urgen como poemas
los secretos de nuestra calle.

Y recién amanecida
comienza mi conciencia
y tu conciencia
a privarse del tiempo;
como el sol inventando sombras
en la austera región
de nuestro corazón.

Callando latidos
todos los muros se caen,
Acuden a nosotros
mientras volando solitario
un suspiro apetece
el pan en trozos de la tarde.

Al final quisiera arribar
a algún puerto,
sin maletas ni pasado,
solo coraje.
Aunque
mas no encuentre que tus labios,
tu cara, tus dedos,
la vehemencia de los pájaros.
Ni por casualidad
los vestigios de tu piel,
ni tus dulces miradas
enamoradas.

Olvidarme de que soy,
-sólo por ahora-
un poema…


Duna
27-03-2009
©Todos los derechos reservados
déjate llevar…

Soledad

En los páramos de tu vida quedé presa
cuando tú me enseñaste la penumbra,
y en estepas tan vastas,
-ya sin fín-
mi alma te busca.
Te busca, te mira y no te encuentra,
te sigue esperando,
hasta que el dolor en mi costado me asfixia,
¡me esta matando¡.

Dije, no quiero ser excusa, ni quimera
pero quise ser de tu vida reseña;
por eso te entrego en este cofre
tu libertad,
de la que jamás fui dueña.

Dije que me creí libre en empedrados,
donde el reflejo de aquellas farolas
y los adormecidos adoquines
eran nuestras historias.
Y el pan de cada día,
como miradas milenarias de tu vida
eran venas que me daban razón de ser.
Sólo quiero redimir las heridas,
y volver a creer
que puede suceder.

Despacito, -muy despacio-, me voy yendo,
navegando aguas de otros mares

menos fríos,
menos silentes y vacíos
de los que estoy viniendo.
Ya nunca tendrás a tu costado
aguas persas, -azules- rompiendo por tu cuerpo,
ni tálamos de historia
sembradores de recuerdos,
-nuestros-.

Medio libre, medio presa, y siempre mendiga
van mis labios queriendo besar tu aire,
abrazar tus palabras, -tus notas-

acariciarte, y regresarte.

De mis pupilas,
inmaculadas gotas.
¡quedan vacantes!

Duna
11-02-09
Safe Creative #0912035048837

déjate llevar…