Soledad

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En los páramos de tu vida quedé presa
cuando tú me enseñaste la penumbra,
y en estepas tan vastas,
-ya sin fín-
mi alma te busca.
Te busca, te mira y no te encuentra,
te sigue esperando,
hasta que el dolor en mi costado me asfixia,
¡me esta matando¡.

Dije, no quiero ser excusa, ni quimera
pero quise ser de tu vida reseña;
por eso te entrego en este cofre
tu libertad,
de la que jamás fui dueña.

Dije que me creí libre en empedrados,
donde el reflejo de aquellas farolas
y los adormecidos adoquines
eran nuestras historias.
Y el pan de cada día,
como miradas milenarias de tu vida
eran venas que me daban razón de ser.
Sólo quiero redimir las heridas,
y volver a creer
que puede suceder.

Despacito, -muy despacio-, me voy yendo,
navegando aguas de otros mares

menos fríos,
menos silentes y vacíos
de los que estoy viniendo.
Ya nunca tendrás a tu costado
aguas persas, -azules- rompiendo por tu cuerpo,
ni tálamos de historia
sembradores de recuerdos,
-nuestros-.

Medio libre, medio presa, y siempre mendiga
van mis labios queriendo besar tu aire,
abrazar tus palabras, -tus notas-

acariciarte, y regresarte.

De mis pupilas,
inmaculadas gotas.
¡quedan vacantes!

Duna
11-02-09
Safe Creative #0912035048837

déjate llevar…