Evasión

La evasión es un arma de doble filo que hay que utilizar en dosis exactas.
Sí bien nos ayuda a no impregnarnos de problemas innecesarios, también es cierto que terminamos por evadirnos de lo importante. Cuando nos acostumbramos a evadirnos, ya no somos capaces de discernir cuándo debemos atender o cuando escapar, y se llega a “no estar” en el mundo real.
Duna