En vuelo

Mi patria son tus sueños
tanta noche debida,
tanto paso pendiente
y rondas por cantar;

tus labios mi destino
que impacientes susurran
la pista que conduce
hacia mi eternidad;

tus manos son mi furia
mi calma, y mi coraje,
las notas agridulces
de nuestra soledad;

tus ojos son remedio
en esas horas mustias
que estrechan las alcobas
y sobra inmensidad.

Entonces, la impaciencia
se me adhiere al costado;
los nervios se hacen ganas;
carencia es crueldad.

Por eso te hago mío,
por eso es que me entrego,
en mutua soledad.

Después de volar juntos
¿cómo llega el olvido?

Duna

Safe Creative #1312029491226

déjate llevar…

Deja un comentario