Poema de Salamanca

Me dejé seguir esta noche.
El aroma de tu mirada sembraba el empedrado de la Rúa.

Atrás, silentes, seguía viendo la Catedral,
las facultades, Ciencias la tuya,
Derecho la mía,
e iba rescatando los momentos
detenidos en los zaguanes
que albergaron besos furtivos.

La Latina fumaba el último cigarrillo
tras marcharse todas las risas
antes que amanecieran los libros.

Me dejé seguir por Salamanca,
por ti,
y reencontré mi historia
al final de Gran Vía.

Duna
Safe Creative #1306085240461

déjate llevar…

Un comentario sobre “Poema de Salamanca

Deja un comentario